Transparencia Internacional ha publicado el Barómetro Global de Corrupción (BGC), que es una encuesta realizada a más de 114.000 ciudadanos de 107 países, donde se les consulta sobre el problema de la corrupción en sus respectivas naciones.

Cerca 9 de cada 10 personas encuestadas señalan que trabajarían en contra de la corrupción y 2/3 de las personas que han sido objeto de insinuaciones para pagar un soborno, lo han rechazado. Son cifras muy esperanzadoras de que la corrupción puede ser controlada y que solo se requiere voluntad: “Sé tú los cambios que quieres ver en la sociedad”, dijo citando a Gandhi, don Luis Bates, uno de los panelistas convocados por Chile Transparente para analizar los resultados del Barómetro para Chile.

El BGC para Chile fue analizado por un panel compuesto además de Luis Bates, por los Srs. Clara Szczaranski, Jorge Navarrete y Diego Schalper, moderado por José Antonio Viera Gallo, VicePresidente de Chile Transparente. Los panelistas destacaron que la corrupción es un fenómeno cultural que tiene que ver con valores, y que es lo que marca a una sociedad. “La corrupción es consustancial al ser humano”, no es posible extinguirla, aunque sí es posible controlarla y es necesario evitarla. En la discusión se destacó la importancia de crear una sociedad más amistosa que no permita que se instale la cultura de la desconfianza y que ante la corrupción debemos ser todos autocríticos. La confianza es la base sobre la cual construimos nuestra convivencia social. Urge, para mejorar nuestra sociedad, que los centros de formación universitaria y escolar, enfaticen en la formación ética de los estudiantes. “Educar a la gente en la virtud de la dificultad”, fue una de las frases que destacó uno de los panelistas de la mesa redonda.

Para Chile el BGC señala que el 61 % de los encuestados siente que la corrupción ha aumentado en los dos últimos años, siendo los partidos políticos y el parlamento las instituciones más afectadas por la corrupción.

El presidente de Chile Transparente, Gonzalo Delaveau, destacó que es necesario adquirir una mayor conciencia de este problema y aprobar los proyectos de ley que se encuentran en tramitación en el Congreso, partiendo por el de lobby.

Señaló también que “el Barómetro refleja una mayor conciencia de la ciudadanía en denunciar y, por otra, del Ministerio Público en investigar. Aunque parezca contradictorio, los países que han mejorado la lucha contra la corrupción han aumentado los casos denunciados, investigados y castigados, lo que hace que la ciudadanía perciba que hay más corrupción. Esta percepción comienza a bajar cuando hay sanciones efectivas a los culpables”.

“Claramente el Congreso y los partidos políticos deben hacer algo por cambiar la percepción de corrupción que se tiene de ellos por parte de la ciudadanía y por eso deben destinar sus mayores esfuerzos a sacar adelante proyectos para mejorar la transparencia en nuestro país y así evitar fuentes de corrupción”, indicó Delaveau.

Respecto de la voluntad de las personas por hacer algo para prevenir este tema, llama la atención que un 12% no estaría dispuesto a firmar una solicitud al gobierno para que aumente sus acciones tendientes a evitar la corrupción; el 43% no estaría en condiciones de participar en una protesta pública en contra de estas prácticas; el 47% no se uniría a alguna organización que tenga por misión disminuir este problema, y el 39% no estaría dispuesto a pagar más por una empresa que esté limpia de corrupción.

Finalmente, destacó Delaveau “la ciudadanía tiene que convencerse que es ella misma la que puede hacer la diferencia y exigir dicho cambio apoyando a quienes luchan por la transparencia y evitando apoyar a personas o prácticas corruptas. Es preocupante que en Chile sólo un 29% de los encuestados diga que la gente común puede hacer la diferencia y que un gran porcentaje señale que es el gobierno quien debe actuar para evitar la corrupción, siendo que en otros países con mayor corrupción la gente mayoritariamente dice que ellos si pueden hacer la diferencia. En Chile tendemos a endosarle el problema a otro, el Estado, y no a tomarlo como propio”.

Para ver el BGC completo, hacer click aquí.