fraude carabineros

Luego de casi siete meses de trabajo, ayer la comisión investigadora por el fraude en Carabineros envió a la sala de la Cámara el informe final con las conclusiones y recomendaciones para subsanar los problemas detectados en la policía uniformada.

En las 289 páginas del documento, se hace un relato detallado de cómo operaban los funcionarios involucrados en el desfalco que supera los $ 26 mil millones y que contabiliza 118 personas imputadas. También se abordan las exposiciones de, entre otros, el contralor general de la República, Jorge Bermúdez; el director ejecutivo de Chile Transparente, Alberto Precht, y su par de la Fundación Paz Ciudadana, Daniel Johnson.

Pero lo más importante son las responsabilidades que se les asignan, desde 2006 a la fecha, a los directores de finanzas, a los subdirectores y a los inspectores generales. Pero también a los generales directores José Bernales, Eduardo Gordon y Gustavo González Jure, a quienes se les “reprocha no haber adoptado con diligencia las medidas tendientes a superar la falta control imperante a nivel institucional, situación que se está corrigiendo, recién a partir de la difusión del fraude, mediante la implementación del plan de reestructuración y ajuste a los sistemas de gestión y control”.

Las críticas también incluyen al actual general director, Bruno Villalobos, a quien si bien no se responsabiliza de lo ocurrido ni se solicita su salida, se le cuestiona por atribuir el problema a una “cultura de control deficiente”, palabras que fueron calificadas como “de la mayor gravedad, ya que a los generales directores les correspondía ejercer adecuadamente su rol de supervisión, un control jerárquico permanente del funcionamiento de la reparticiones bajo su directa dependencia, en especial sobre la subdirección y la inspectoría general”.

Los dardos, además, apuntan al Ministerio del Interior por no “dar seguimiento a las observaciones e instrucciones emitidas por la Contraloría en el ámbito de sus competencias de control sobre Carabineros”. Lo mismo con el BancoEstado, dice el informe, que “actuó sin diligencia al no ejecutar los controles necesarios y analizar la información de transferencias de remuneraciones de Carabineros”.

Recomendaciones

Los diputados también realizaron 19 recomendaciones. Entre ellas: que los fondos internos sean administrados en cuentas corrientes subsidiarias de la cuenta única fiscal; que se especifiquen las funciones y roles que asumen las reparticiones de Carabineros; se evalúen situaciones potenciales de riesgo y se analicen los mecanismos de mitigación, además de implementar una auditoría externa.

Ayer, el diputado Sergio Espejo (DC), quien esperaba que Villalobos fuera dado de baja, dijo que el informe identifica la falta de procedimientos de control institucional. “Pero lo que resulta lamentable es el blindaje al actual general director de Carabineros. Es una manifestación de que en Chile aún existen intocables y mientras ello siga así, será difícil luchar contra la corrupción”, aseguró.

Su par de RN, Marcela Sabat, comentó que el informe imputa responsabilidades político-administrativas sin excepción. “Pero si hay molestia de algunos diputados porque no se pide la salida de Villalobos, se les debería recordar que esa decisión siempre ha correspondido a la Presidenta de la República”.

Otras Noticias